Posts etiquetados ‘Rodolfo Walsh’

Ganadores Premios XXX Semana Negra

 

Premio Dashiel Hammett a la mejor novela negra escrita originalmente en castellano
Madrid Frontera
David Llorente

Soy Madrid:frontera (y me dirijo a ti, lector): Sabes que hay gente a la que le han quitado la voz y ya solo les queda el llanto o el silencio.Tú mismo, en algún momento, has apretado los puños ante la injusticia y cargas sobre la espalda más peso del que se puede soportar. Seguro que has contemplado la desesperación ante ti, pero te niegan lo que has visto con tus propios ojos y te dicen que eso de lo que hablas no ha existido nunca.Probablemente creas que a ti también te están dejando sin voz y te preguntas si no acabarás como los demás, condenado al llanto o al silencio. Bien.Debes saber que yo he venido a poner las cosas en su sitio para ajustar cuentas con el pasado. Que llego de la mano de un escritor que de repente toma conciencia de su enorme responsabilidad y te agarra de las solapas y te grita: ¡Despierta!Que vengo a hablarte de la verdad, aunque mis páginas quemen. Yo soy eso, el punto de inflexión.Y vengo a decirte que jamás debes perder la esperanza.M:f Con Madrid:frontera, David Llorente irrumpe una vez más en el panorama literario con una novela que fractura los esquemas del género negro y flirtea con lo fantástico, para construir esta compleja distopía que cuestiona la decadente realidad y reescribe nuestro futuro.

Premio memorial silverio Cañada a la mejor ópera prima de género negro
El peso del alma
José María Espinar

El peso del alma nos presenta al detective Milton Vértebra, un personaje cargado de excesos; un perdedor que siempre hapensado que ganar es otra forma, quizá, la más cruel, de derrota. Milton es un protagonista radical, que seduce al lector ya desdela primera línea de una historia narrada en primera persona. A pesar de ser expulsado de la Policía Nacional, gracias a su entusiasmo, su pericia, el prestigio y la experiencia de años, se veinmerso en un complejo caso donde los intereses científi cos de un famoso neurocirujano como Luis del Corral, la desaparición desu colega Tancin Cadman y los principios morales de quienes lo rodean, en el afán por conseguir el éxito y el reconocimientoprofesional, chocan dejando un rastro de misteriosas muertes. Un caso que lo conducirá a una de las peores pesadillas de suvida, sin embargo, según él mismo afi rma: “Una de las experiencias más extraordinarias que he protagonizado. (…) Los ecos deaquella vivencia pesan y no se me van de la memoria ni a golpes.”
«Su narración tiene pulso, audacia y originalidad, sin dejar de mantener, así sea por la vía de la sátira y la parodia, un poderosovínculo con la tradición del género. La voz de su detective es provocadora, irreverente y aplastante.» Lorenzo Silva.

Premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción de género negro
La tinta del calamar
Miguel Barrero

Gijón, madrugada del 19 de abril de 1976. Un incendio en el Campo de las Monjas se salda con la aparición del cadáver de un hombre semidesnudo cuyo cuerpo presenta múltiples heridas de apuñalamiento. El crimen conmociona al viejo barrio de pescadores de Cimadevilla, donde el difunto era una figura verdaderamente popular, y se convierte en el punto de arranque de un enigma que permanecerá grabado a fuego en el subconsciente de los vecinos. La fría estadística dirá que esa noche se registró el asesinato de Alberto Alonso Blanco. En el imaginario popular, la fecha pasará a la historia como el día en que mataron a Rambal.
¿Quién fue el culpable? La pregunta, aún sin respuesta, lleva planeando desde entonces sobre un Gijón que convirtió pronto la figura del desdichado protagonista de esta historia en una especie de mito. Las primeras investigaciones policiales, los interrogatorios infructuosos, los pasos en falso, la aparición de un enigmático joven al que nadie supo identificar y la convicción generalizada de que intereses ocultos y nunca confesados impedían que se arrestase a los criminales terminaron tejiendo alrededor de la memoria de Rambal una leyenda que se ha hecho recurrente a la hora de explicar la vertiente más íntima de una ciudad acostumbrada a reinventarse. Un relato sugerente e inconcluso en torno a un hombre que vivió con alegría y murió de la peor forma posible cuando el mundo al que pertenecía empezaba a desaparecer.

Premio Espartaco a la mejor novela histórica
El impresor de Venecia
Javier Azpeitia

En 1530, un joven se acerca a una villa en la campiña de Módena con la intención de encontrar allí a la viuda de Aldo Manuzio, el famoso impresor veneciano, para mostrarle su texto sobre la vida del gran editor. No sabe que la verdadera historia dista mucho de la gesta que quiere relatar. Desde que arribó a Venecia en 1489, con el propósito de hacer exquisitas ediciones de los tesoros de la literatura griega, Aldo Manuzio tuvo que enfrentarse a dificultades inesperadas, como el robo de manuscritos, las imposiciones comerciales de su suegro y dueño de la imprenta, el potentado Andrea Torresani, o la censura de los poderosos contra la difusión del epicureísmo, que buscaba con pasión Maria, su joven esposa y colaboradora. Con la dosis justa de ironía y erudición solapada, con personajes y noticias sobre la edad dorada de los pioneros de la edición, El impresor de Venecia recrea de manera deslumbrante el nacimiento del negocio de los libros, en el entorno de una ciudad enloquecida, más apta para los escarceos amorosos que para los intelectuales, y en un tiempo de crisis, tras el que son reconocibles los retos editoriales del presente.

Premio Celsius a la mejor novela de ciencia ficción y fantasía
Róndola
Sofía Rhei

Se acabaron los cuentos de hadas con final feliz: bienvenido a un cuento no apto para menores ni para los amantes de lo políticamente correcto, dispuesto a herir todas las sensibilidades
Hereva es la joven princesa heredera de Tertius, uno de los tres reinos de Róndola. Después de pasar los últimos cinco años en la Academia Superior de Costura para Damiselas Impecables y durante su ceremonia de graduación, todo su mundo se tambalea cuando dos paladines irrumpen en el castillo para salvarla del supuesto dragón que la tiene presa. A partir de ese momento, ella y sus inseparables amigas iniciarán un viaje lleno de aventuras con el objetivo de encontrar un remedio que libere a sus padres, los reyes de Tertius, de un terrible hechizo. Por el camino se encontrarán con hombres que se convierten en animales, unicornios que atacan a las mujeres que no son vírgenes y caperucitas con muy mala leche. Y Hereva descubrirá el sexo, el amor y alguna cosa más…

 

 

Foto: http://www.marcelolujan.com La novela Subsuelo obtiene el premio Hammett 2016 en la 29 edición de la semana negra de Gijón.
Fuente EFE y NOTIMEX

El escritor argentino Marcelo Luján ganó el Premio Dashiell Hammett de novela negra con la obra Subsuelo, una oscura historia de crimen, con pocos personajes y ambientada en una casa rural.

El fallo del galardón, que entrega durante la Semana Negra de Gijón la Asociación Internacional de Escritores Policiacos a la mejor novela negra escrita en español durante el último año, fue dado a conocer por la portavoz del jurado, Rosa Rivas, quien criticó “la falta de mujeres entre los finalistas”.

Al premio Hammett aspiraban además los argentinos Raúl Argemí, con A tumba abierta, y Ernesto Mallo, con La conspiración de los mediocres, ambas ambientadas en la violencia política de los años setenta en su país.

Asimismo, optaban los españoles Julián Ibáñez, con Gatas salvajes, y Juan Bolea, con Parecido a un asesinato.

Editada por Salto de Página, Subsuelo profundiza en los aspectos sicológicos de los personajes en una trama intrigante de sexo, violencia y mentiras, protagonizada por tres adolescentes y los padres de dos familias.

Otros galardones que se entregaron fueron el Premio Memorial Silverio Cañada a la mejor primera novela de género negro, para Jordi Juan, por su novela Ángulo muerto, la cual ya ganó anteriormente el XIX Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe.

Por su parte, el premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción de género negro fue para Todos náufragos, del periodista Ramón Lobo, quien narra la relación con su padre, la destrucción de la familia y España. En la novela el reportero escarba en los daños emocionales que produjo la Guerra Civil en su familia y en España y se pregunta cómo fue que de un bisabuelo y un abuelo con ideas progresistas saliera gente muy de derecha.

El Premio Espartaco a la mejor novela histórica fue para Balbo, de León Arsenal, que está protagonizada “por un personaje histórico muy importante, pero no olvidado”. Los Balbo eran la familia más poderosa de Cádiz.

Por último, el Premio Celsius a la mejor novela de ciencia ficción y fantasía fue para Nos mienten, de Eduardo Vaquerizo.