Posts etiquetados ‘Premios’

El escritor Rafa Melero, con su novela FUL, ha sido el ganador del I Premio de Novela Cartagena Negra.

El equipo organizador de estas jornadas de literatura de crimen y misterio ha destacado la potencia narrativa de la obra, así como el planteamiento de su trama y su sorprendente giro final.

Al mismo tiempo, desea también felicitar a los otros autores finalistas, Rosa Ribas y Sabine Hoffman, Aro Sáinz de la Maza, Vicente Garrido y Nieves Abarca, y Santiago Álvarez, por la brillantez y calidad de sus trabajos, lo que les llevó a formar parte de esta selección final.

El premio, que reconoce los valores literarios de aquellas novelas negras publicadas a lo largo del año inmediatamente anterior, en este caso durante 2016, será entregado en la sesión de clausura de Cartagena Negra, el próximo 9 de septiembre, a las 21’00 horas, en Míster Witt Cafetería, dentro de los actos que pondrán fin a estas terceras jornadas.

Anuncios

XXX Semana Negra

Publicado: 24 mayo, 2017 en Eventos
Etiquetas:, , , ,
Ya está en marcha la XXX Semana Negra de Gijón…

 

La trigésima edición de la Semana Negra tendrá lugar entre los días 7 y 16 de julio del 2017 en los terrenos del antiguo astillero Naval Gijón, el mismo lugar donde se han celebrado sus cinco anteriores ediciones…

23 participantes en Bruma Negra 2017.
Pronto sabremos cómo se distribuyen a lo largo de las dos intensas jornadas que tendrán lugar en Plentzia el 23 y 24 de junio de 2017.

 

 

Adelanto del V encuentro de Novela Criminal

 

Las Casas Ahorcadas

 

 

Concurso de relatos

la-orilla-negra

 Premio Internacional de Novela

«La Orilla Negra» 2017.

 

 

 

Bases.

 

El Ayuntamiento de Bossòst, Lee o Muere y Ediciones del Serbal, dentro del Festival de Novela Negra Black Mountain Bossòst, convocan el Premio Internacional de Novela “La Orilla Negra”, de acuerdo con las siguientes Bases:

Primera:
Al premio podrán presentarse todos los originales inéditos de género negro en idioma castellano con una extensión entre 200.000 y 400.000 espacios en DIN A4, Times New Roman tamaño 12.

Segunda:
La presentación de los originales concluirá a las 24.00 horas del día 15 de marzo de 2017.
Solo se admitirá un original por autor.

Tercera:
Los originales se enviarán a la dirección de correo electrónico siguiente: premiolarorillanegra@edicionesdelserbal.com.

Cuarta:
Los concursantes enviarán a la dirección de correo antes señalada un único mail conteniendo dos archivos:

El primero de los archivos con el epígrafe TÍTULO incluirá solamente el texto de la novela y un resumen de la misma de máximo dos folios, sin ninguna especificación ni identificación del autor.

En el segundo archivo con el eporilla-negra-iiígrafe AUTOR constará el nombre completo del autor, su dirección, teléfono, correo electrónico y un breve currículo.

La dirección de origen desde la que se enviará el correo no contendrá ningún dato que permita identificar al autor.

 

Quinta:
El Jurado del Concurso estará presidido por Noelia Riaño, directora de Ediciones del Serbal, y por José Luis Muñoz director de la colección “La Orilla Negra”, y en él figurarán escritores de novela negra de reconocido prestigio.

Sexta:
El fallo del premio, que será inapelable, se dará a conocer por el director de la colección “La Orilla Negra” José Luis Muñoz en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Bossòst el día 1 de mayo de 2017, dentro de los actos del Festival Black Mountain Bossòst.

Séptima:
El premio consistirá en la edición en papel de la novela ganadora dentro de la colección “La Orilla Negra”, una estancia para dos personas de dos noches en el Parador de Viella y una olección de libros de género negro.

El jurado del premio puede declararlo desierto si considera que ninguna de las novelas presentadas tiene la calidad suficiente.

Octava:
La presentación al premio comporta la aceptación de las presentes bases.

Te quiero porque me das de comer

TE QUIERO PORQUE ME DAS DE COMER (David Llorente)
Por Fercar

 

La novela negra puede y debe romper algunos moldes: «Necesita dar un salto al vacío, y una extraña pirueta en el aire. El requisito es no tener ni vértigo ni miedo», dice David Llorente.

No podemos estar más de acuerdo. La literatura noir necesita también de autores con propuestas atrevidas, arriesgadas y que miren el género negrocriminal desde nuevos puntos de vista.

¿Qué pasaría si la historia que se cuenta no es una sucesión de hechos consecutivos, sino simultáneos? La simultaneidad no parece patrimonio de la literatura, sino, más bien, de la pintura o del cine, pero si las palabras consiguen contravenir su propia naturaleza y transmitir esa sensación —la de que todo lo que sucede, sucede a la vez–, entonces surge un texto envolvente, casi tridimensional.

Proponemos una lectura donde la brutalidad del asesino en serie se ve rodeada de una multitud de historias criminales que, al mismo tiempo que nacen, el narrador las hace desaparecer. No importa quién sea el criminal ni qué tipo de detective lleve a cabo la investigación. Lo que importa es que el asesino existe.

Max Luminaria era un chico muy callado. Sacó la mejor nota de selectividad de toda España y decidió estudiar Medicina. Una vez más, fue el mejor en los exámenes; el mejor en las prácticas y el mejor en el quirófano. Se lo rifaban todos los hospitales. No hubo cirujano más preciso ni vecino al que más quisieran los habitantes de Carabanchel. Lo saludaban por la calle. Le daban las gracias. Todos tenían a un familiar al que el doctor Maximiliano Luminaria había salvado la vida.

Su vida, fuera del quirófano, era diferente, ¿o a lo mejor no? La realidad es que no podrás, nunca más, sentirte aliviado porque se haya descubierto al asesino, porque, querido lector, los asesinos caminan entre nosotros.

 

No soy de los que se tiran de cabeza a las últimas novedades que inundan los escaparates de las librerías o de los que se decantan preferentemente por aquellos libros con la etiqueta de bestseller, aunque tampoco reniego de ellos si considero que pueden ser interesantes, solo por el mero de hecho de ser superventas o por ser ya el libro de cabecera de un montón de gente. La mayoría de las veces prefiero indagar, bucear un poco a ver qué hay por ahí. Ir probando nuevos sabores, catando nuevos autores…

En el caso del libro que ahora nos ocupa había oído (y leído) tantos comentarios y tan apasionados que me pareció una campaña de marketing en toda regla: Que es el libro más extraño que jamás se ha escrito. Que seguro que nunca había leído, y que tampoco volvería a hacerlo, nada igual. Que es una novela trasgresora de principio a fin. Que estamos ante una joya única e inimitable; ante un libro agitador, rebelde, insumiso, libre. Que se trata de la novela que todos los amantes del género negro deben leer sí o sí. Que después de este libro no sabría qué demonios leer. Que llegar al final es como un orgasmo, un torrente de adrenalina liberado, y que uno se queda, invariablemente, con la sensación de haber leído algo único e irrepetible…

Fue un empacho, una comilona con dos platos principales fuertes seguidos de doble ración de poste. Demasiado para mí, así que decidí mirar para otro lado y pasar de largo. Sin embargo, un par de excelentes reseñas en alguno de esos sitios con cuyos gustos suelo ir de la mano, y el hecho de que viniese avalada por el Memorial Silverio Cañada  y de que además, estuviese editada por la editorial Alrevés, me hizo cambiar de opinión.

Vayamos al grano.

Es cierto que formalmente es un libro extraño, y lo es por varias razones: Porque el final de cada párrafo no está marcado por el consabido punto y aparte (tampoco parecen ser sus páginas territorio del punto y seguido con un uso muy convencional); porque todas las tramas se entremezclan, como ingredientes vertidos al tun tun en una batidora por un aprendiz de cocina chapucero. Porque las normas de la RAE brillan por su ausencia; porque hay un abuso excesivo, casi (y tal vez sin casi) enfermizo, de los paréntesis y de los dos puntos.

«… y se metieron en el coche (debajo de un árbol): se besaron: se medio desnudaron (solo la ropa imprescindible): se tocaron: se chuparon: no llegaron a la penetración porque Max Luminaria no consiguió alcanzar una erección: a partir de ahí (la chica no supo tener la boca callada) empezó la fama de impotente de Max Luminaria. Todo asesino en serie tiene (tiene que tener) una firma: el asesino en serie necesita matar, pero también necesita que se lo conozca por lo que hace: y lo que hace (matar: su forma de matar: de huir: de desconcertar) es arte: quieren ser los Donatello de la violación: los Le Corbusier del destripamiento: los Shakespeare de la estrangulación: los Bach del canibalismo: la firma da valor y autenticidad a sus obras. Leire Hernández Gallego (directora del I. B. Sebastián Oller) le dijo a Juanito, el bedel: en la cuarta planta no hay papel de váter, ¿me puede usted explicar por qué en la cuarta planta no hay papel de váter?, ¿no le parece a usted necesario?, ¿cómo se limpia usted en su casa?, ¿se restriega el culo contra la pared?, ¿eh?, conteste, ¿se restriega usted el culo contra la pared?: no, señora, en mi casa nos limpiamos como todo el mundo. Marcelo Saravia intentó contactar con Greta Santamaría: quería decirle (aunque fuera mentira) que estaba dispuesto a dejar a su mujer: pero Greta Santamaría no respondía al teléfono ni hacía caso de sus mensajes: Marcelo Saravia se la imaginó con ese maldito novio (o lo que fuera) que se había echado (sin duda para olvidarse de él): se la imaginó haciendo el amor: se imaginó a ese hijo de puta cogiéndole las tetas…».

Porque las tramas se fusionan con recetas de cocina, con aclaraciones, con noticias, con entrevistas, con consejos para amas de casa frustradas, con anuncios, con un vademécum psiquiátrico, con comentarios de las más diversa índole…

«… la inflación, a pesar de la recesión, no cede. Felipe González dice haberse enterado del caso Filesa a través de los medios de comunicación. Hay una lámpara encendida en un rincón del salón: del resto de la oscuridad ya se encargan las velas: Marcelo Saravia se sirve una copa de vino (le sirve otra a su mujer): pregunta: ¿celebramos algo, hoy?».

… Todo esto provoca que al principio parezca que va a ser una tarea titánica adaptarse, y que va a ser necesaria una mayor atención y concentración para no perderse, dando la sensación de que el texto nos va a exigir una participación activa como lectores, una implicación, un compromiso, un quid pro quo

Tampoco ayuda que la novela aparezca contada por una tercera persona omnisciente, que lo relata todo de una manera impersonal, metálica, fría. Mezcladas aparecen dos voces: una que narra, y otra que pide cuentas, haciendo preguntas y solicitando aclaraciones.

«La Facultad de Medicina se cerró cuando descubrieron el cadáver del alumno Octavio Real de la Huerta y Rubio-Montoro. ¿Quién lo descubrió? Una de las señoras de la limpieza: empezó a correr y a chillar por toda la sexta planta del edificio: después le dio un ataque agudo de ansiedad y tuvieron que llevarla al hospital más cercano».

Además, para rizar el rizo, lo que se cuenta no es solo una historia, ni dos, ni tres, ni cuatro, ni cinco… Max Luminaria, el personaje central, esta secundado por cientos de personajes cuyas tramas se entremezclan, y nunca sabes cuáles de esos personajes van a resultar al final relevantes, y cuáles no van a llegar, ni de lejos (muchas no pasarán de ser sórdidas microhistorias), a disfrutar de los preceptivos 15 minutos de gloria.

Ante esta perspectiva es posible que muchos ni siquiera lleguen a abrir el libro, y que no pocos lectores decidan abandonar su lectura a las pocas páginas, dejándolo de nuevo en la estantería; o mejor aún, encerrado bajo llave en lo más recóndito de un cajón, y decidan inmediatamente después dedicar su tiempo a trabajos más normales.

Si se me permite un consejo, en realidad creo que no es para tanto, basta con dejarse llevar: el cerebro humano es capaz de rellenar (exceptuando que uno se dedique profesionalmente a la política) los huecos, de encajar las tramas, de poner en orden las ideas…

Además, como nota positiva decir que aquellas personas que sientan un débil arañazo en el estómago cuando se dan de bruces con un LE en lugar de un LA o un LES donde debiera aparecer un LOS (sin duda no es esta una buena época para los correctores profesionales); y una leve patada en la espinilla cuando se encuentran algún gazapo: la omisión de una preposición o de un artículo, un mal uso de las comillas o de los guiones, o cualquier otra errata consecuencia de las prisas y de la necesidad actual de abaratar costos, están de enhorabuena. Aquí, si los hay, carecen totalmente de relevancia y pasan más desapercibidos que Wally en San Mamés.

Para los que no se sientan intimidados por estos primeros obstáculos y decidan continuar adelante, es necesario advertir que los cientos de historias que se nos cuentan narradas de golpe, como un torrente ingente de información, no son ni mucho menos historias actas para todos los estómagos: son historias de violencia extrema, de sexo explícito…, historias duras, salvajes, cruentas. Historias sin paños calientes, que perfilan ante nuestros ojos cientos de personajes… y todos al límite,  historias que beben de la literatura Pulp, que acarician el gore, y que nada tienen que ver con otro tipo de historias, muy populares en la novela negra actual, que inundan las estanterías y lideran las listas de ventas.

«Lo cogió y se lo llevó a casa: le corto las cuatro patas con unas tijeras: después le abrió la tripa y le fue sacando las vísceras».

«En la Facultad de Medicina… Oiga, oiga, un momento. ¿Qué pasa? ¿Es que no me va a decir qué pasó con la colombiana Mauricia? Ah, ¿quiere usted saberlo ahora? Pues sí… Greta Santamaría saltó encima de ella y la tiró sobre el suelo del salón: la arañó y la mordió como una fiera (en sus uñas se quedaron restos de piel y de vez en cuando volvía la cara y escupía trozos de carne colombiana): luego agarró el trofeo de mus (con el pie de mármol) y le estuvo golpeando la cabeza hasta que la cara entera se le ocultó detrás de una cortina de sangre».

« Entonces abrió la bolsa de deporte, sacó el fusil y disparó contra el profesor: le alcanzó en un costado: después le estuvo disparando en el vientre hasta que se quedó sin munición: los niños gritaban: el suelo estaba inundado de sangre».

«… se fue a la pared donde estaba la diana, cogió un dardo y corrió a clavárselo en la espalda al hombre de la tragaperras: se lo clavó (enloquecido y babeante) más de cincuenta veces (en la espalda, en el cuello, en la cara, en un ojo…)».

Por todo lo dicho (escrito) hasta ahora, y por alguna cosa más que muy a mi pesar seguramente se me quede en el tintero, para muchos esta novela siempre será una novela diferente, distinta, una apuesta valiente y arriesgada. Para no pocos, en cambio, no dejará de ser una empanada mental (para gustos están los colores), e incluso para algunos, tal vez solo sea un ejercicio de soberbia, una novela producto de la arrogancia de su autor.

En  lo que a un servidor respecta, Te quiero porque me das de comer es una buena novela, una muy buena novela, pero no por la peculiar forma en que está escrita, sino tal vez, a pesar de ello.

Es una buena novela porque tiene ritmo, a veces endiablado (en la segunda parte disminuyen las interrupciones y la velocidad aumenta). Porque presenta un buen número de interesantes personajes secundando al protagonista absoluto (Greta Santamaría, Marcelo Sarabia, el Inspector Balcells…) y porque el personaje principal, Max Luminaria, es un personaje potente, de esos que dejan huella, que se niegan a abandonarnos perdurando en la memoria por mucho tiempo. Y porque David Llorente tiene (aunque probablemente eso solo lo sepa él) pese al caos aparente, todo perfectamente controlado y estructurado, para que la novela fluya con la precisión de un reloj suizo, cerrando todas y cada una de las puertas que se abren y terminando por dibujar, como quien no quiere la cosa, un círculo completo, un puzle donde todas las piezas encajan.

Porque a pesar de ser una novela dura, cruda, no faltan esos ingredientes tan necesarios en la novela negra: los personajes humanos, la tensión, los golpes de humor (aunque sea negro), los sentimientos a flor de piel, la crítica social…

Y por su final sorprendente, rotundo, que deja temblando y que hace que a David se le perdone que haya sido necesario tragarse algunas recetas, comentarios y noticias que no venían a cuento, antes de  poder llegar (casi inmediatamente precedido de los enésimos dos puntos) al punto final, que da por concluida la novela.

En definitiva no sé si será, como he leído por ahí, una novela necesaria; pero creo que si es una novela que se sale de lo común, que se disfruta y que, por lo tanto, merece la pena ser tenida en cuenta.


David Llorente nace en Madrid en 1973.

En esta ciudad publica las novelas Kira, premio Francisco Umbral de novela corta 1998, y El bufón, premio de narrativa Ramón J. Sender 2000.

En el año 2002 se traslada a vivir a Praga (República Checa), donde escribe las novelas Ofrezco morir en Praga y De la mano del hermano muerto, esta última también traducida al checo.

En esta ciudad crea el grupo de teatro Séptimo miau, cuyas obras escribe y dirige él mismo.

Ha representado por casi todos los países de Europa Central y del Este y ha obtenido diversos premios en varios festivales de teatro internacionales.

Te quiero porque me das de comer, su quinta novela, fue seleccionada por el diario ABC como una de las mejores novelas del año 2014 y obtuvo el premio Memorial Silverio Cañada a la mejor primera novela de género negro en la Semana Negra de Gijón de 2015.

Su última novela, Madrid: frontera ha obtenido el premio Valencia negra 2016 a la mejor novela del año 2016.

Algunas de sus obras han salido publicadas en el libro Los árboles dormidos.

clavos-en-el-corazonClavos en el corazón (Danielle Thiéry)
Por Fercar

Hay casos como este que arruinan la vida. No hay nada que hacer, te acechan, se te quedan dentro, plantados en tu memoria y en tu corazón, como un clavo que un bromista maléfico se divirtiera en toquetear a intervalos regulares. Piensas en él cada día. No tiene nada que ver con las teorías sobre el duelo imposible o con la justicia que se hace a las víctimas, ni con la búsqueda de una verdad que se debería a las familias. Es una mezcla de todo eso, es verdad, pero esa carga la llevas sobre todo en ti. Y es a ti mismo a quien debes algo. Y no sabes por qué.
El comandante Revel jamás renunciará al caso Porte. Han transcurrido diez años pero jamás dejará de buscar al asesino del matrimonio que regentaba el bar Les Furieux y que murió acuchillado una noche de diciembre. El comandante Revel no es de los que renuncia. Además, esa misma noche de diciembre, su mujer, Marieke, desapareció después de sus clases de canto y nadie supo nunca más de ella, ni de su coche, ni de sus partituras, ni de su hermosa figura. Revel, envejecido, enfermo, adicto al tabaco y al trabajo, busca resolver el caso Porte para salvarse a sí mismo y a su hija Léa, anoréxica, encerrada en sí misma, incapaz de superar la desaparición de su madre.

Mientras tanto, el equipo de Revel, con Lazare y Bréton a la cabeza, deben enfrentarse a un nuevo caso de asesinato, el de una estrella del pop en decadencia que ha aparecido asfixiado en su mansión de Versalles.

De algún modo, ambos casos acaban ligados no solo en la mente de Revel sino en la de todo su equipo.

 

Nunca he sabido muy bien por qué (y por lo tanto soy incapaz de explicarlo con palabras) algunos personajes de novela te llegan de verdad, calándote hasta los huesos y logrando que la trama pase de puntillas y sin hacer ruido a un segundo plano, mientras que otros  (algunos protagonistas destacados de novelas de gran éxito tanto de crítica como de ventas) me resultan anodinos, pesados y más aburridos que una comida de hospital. No sé si a los demás también les pasa, o solo se debe a alguna rareza mía o a algún defecto de fábrica, pero intentando agudizar los sentidos para dar con la clave del asunto, me he encontrado con que parece que en la mayoría de los casos los ingredientes que los autores guardan con celo en la despensa y que suelen emplear para dotar de vida a sus personajes son más o menos los mismos: un poco de esto, una pizca de eso otro, unas gotitas de aquello…, pero el resultado, por alguna extraña razón que se me escapa, puede resultar absolutamente diferente.

Mientras que cuando te encuentras cara a cara con uno de los primeros (no digamos si son dos, tres o más) ya sabes que vas a disfrutar de lo lindo, con los segundos solo te queda rezar para que se cumpla la máxima de Chandler y cada pocas páginas aparezca alguien, aunque sea surgido de la nada, empuñando una pistola.

Por eso siempre me felicito (nunca viene mal colgarse alguna que otra medalla) cuando me doy de bruces con alguno de esos personajes que sé que se van a quedar (y por ende la novela por la que campan a sus anchas) impresos en la retina mucho tiempo después de haber leído la última línea de la última página; aunque soy consciente de que no he tenido mucho que ver en ello y de que el mérito no ha sido mío porque, en realidad, he elegido abrir ese libro en lugar de otro por alguna recomendación, por alguna buena reseña leída, por azar o por quién demonios sabe qué otra razón.

Esto es lo que sucede con la novela que nos ocupa, porque Clavos en el corazón (la expresión clavos en el corazón la emplean los policías cuando tienen un caso no resuelto, y ese clavo los atormenta sabiendo que no podrán sacárselo hasta que el caso esté resuelto) es una novela de personajes, porque son ellos (con su evolución, su psicología, sus filias y sus fobias…) los que consiguen que todo funcione con precisión milimétrica.

El comandante Revel tiene que desenvolverse en dos tramas paralelas: una actual, con la muerte de una estrella del rock venida a menos; y otra pasada y no resuelta, que tiene que ver con la muerte en extrañas circunstancias de la pareja propietaria del bar Les Furieux, y con la desaparición, diez años atrás, de su esposa Marieke, y que constituye el clavo en el corazón del comandante Revel, y  lo que lo ha convertido en un adicto al trabajo, en un fumador empedernido y en un tipo amargado, enfermo y bebedor. Pero Revel no está solo, sino que está muy bien secundado por personajes como su amante Marléne, su hija Léa, el capitán Lazare, Abdel Mimouni, la teniente Breton, la más joven del equipo; y Nathan Lepic, el niño autista y un personaje absolutamente genial y que no dejará indiferente a nadie.

Ambas tramas están muy bien perfiladas (aunque reconozco haberme sentido inmediatamente mucho más cautivado por la segunda que por la primera) y llenas de intensidad, realismo y brillantez; con unos personajes absolutamente cautivadores, auténticos, de carne y hueso y muy bien definidos. La propia autora reconoció que solía perfilar sus personajes, sobre todo los policías, inspirándose en rasgos tomados prestados de sus propios compañeros, y que en el caso de Revel lo hizo de «un comandante que murió de cáncer de pulmón y que tenía ese rasgo de no dejar ningún cabo suelto».

Puede que el comienzo les resulte un poco lento a los amantes de las novelas de ritmo trepidante, de idas y venidas, de golpes bajos y puñaladas a traición, pero pasadas unas pocas páginas, y ya de lleno en la historia, esa sensación se diluye, y uno no puede evitar sentirse atrapado en las redes de Revel, Lepic y compañía, porque Thiéry lo narra todo con un estilo directo y un lenguaje sencillo pero cuidado, demostrando que conoce al dedillo el funcionamiento interno del cuerpo de policía y que pese a que podría estar horas y horas disertando sobre ello y dándonos una clase magistral, amputa lo que sobra con precisión de cirujano para plasmar los atestados y los informes con la exactitud y la minuciosidad justa para que tengamos la sensación de que estamos asistiendo a un caso verídico y con personajes de verdad, sin llegar en ningún momento a indigestarnos.

En opinión de los críticos de Le Figaro Littéraire Clavos en el corazón es «Una novela excelente» y no puedo dejar de darles la razón, salvo para decir que tal vez se hayan quedados cortos.


 

Danielle Thiéry (Viévigne en Côte-d’Or, 1947), es una autora consagrada en Francia, conocida por sus novelas de género negro y criminal.
Sabe de lo que escribe. Sus 30 años como policía le han permitido acumular la suficiente información para que sus novelas ofrezcan pinceladas bastante reales de cómo se mueven los agentes judiciales, los juzgados y el oscuro mundo del crimen.
Durante años ha compatibilizado su trabajo de policía con el de escritora,Thiéry lleva ya una veintena de libros escritos. Su tenacidad la llevó a ser la primera mujer comandante de División en Francia. En la actualidad está jubilada y dedica su tiempo a la literatura.
Con Clavos en el corazón, consiguió el Premio Quai des Orfèvres 2013, otorgado por la votación conjunta de policías, jueces y periodistas.
Ha recibido además el Prix Bourgogne 1997 por La petite fille de Marie Gare, y el Prix Polar 1998 y el Prix Charles Exbrayat 1998 por Mises à mort.

 

flecha

Foto: http://www.marcelolujan.com La novela Subsuelo obtiene el premio Hammett 2016 en la 29 edición de la semana negra de Gijón.
Fuente EFE y NOTIMEX

El escritor argentino Marcelo Luján ganó el Premio Dashiell Hammett de novela negra con la obra Subsuelo, una oscura historia de crimen, con pocos personajes y ambientada en una casa rural.

El fallo del galardón, que entrega durante la Semana Negra de Gijón la Asociación Internacional de Escritores Policiacos a la mejor novela negra escrita en español durante el último año, fue dado a conocer por la portavoz del jurado, Rosa Rivas, quien criticó “la falta de mujeres entre los finalistas”.

Al premio Hammett aspiraban además los argentinos Raúl Argemí, con A tumba abierta, y Ernesto Mallo, con La conspiración de los mediocres, ambas ambientadas en la violencia política de los años setenta en su país.

Asimismo, optaban los españoles Julián Ibáñez, con Gatas salvajes, y Juan Bolea, con Parecido a un asesinato.

Editada por Salto de Página, Subsuelo profundiza en los aspectos sicológicos de los personajes en una trama intrigante de sexo, violencia y mentiras, protagonizada por tres adolescentes y los padres de dos familias.

Otros galardones que se entregaron fueron el Premio Memorial Silverio Cañada a la mejor primera novela de género negro, para Jordi Juan, por su novela Ángulo muerto, la cual ya ganó anteriormente el XIX Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe.

Por su parte, el premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción de género negro fue para Todos náufragos, del periodista Ramón Lobo, quien narra la relación con su padre, la destrucción de la familia y España. En la novela el reportero escarba en los daños emocionales que produjo la Guerra Civil en su familia y en España y se pregunta cómo fue que de un bisabuelo y un abuelo con ideas progresistas saliera gente muy de derecha.

El Premio Espartaco a la mejor novela histórica fue para Balbo, de León Arsenal, que está protagonizada “por un personaje histórico muy importante, pero no olvidado”. Los Balbo eran la familia más poderosa de Cádiz.

Por último, el Premio Celsius a la mejor novela de ciencia ficción y fantasía fue para Nos mienten, de Eduardo Vaquerizo.