Posts etiquetados ‘Novela negra’

Aurora en la oscuridad
Salvador Robles

Matías Escauriaza, profesor de Matemáticas del Colegio Devotos Cristianos, un depravado que se sirve de su posición de autoridad para conseguir los favores sexuales de chicas menores de edad, mata en un forcejeo a Aurora Bartra, su alumna favorita. Se deshace del cadáver arrojándolo entre los matorrales de un camino forestal, en las afueras de Metrópoli.
El cuerpo de la joven se encuentra pasadas dos semanas.

Se encarga del caso, al frente de la Brigada contra el Crimen, la subinspectora de Policía Cecilia Fresnedo, quien desde antes del hallazgo, está convencida de que Aurora ha sido asesinada. Todo apunta al profesor Escauriaza, pero la investigadora no cuenta con pruebas sólidas para acusarlo. Mientras tanto, alguien, en las sombras, planea una terrible venganza. La novela, primera protagonizada por Cecilia Fresnedo, ayudante del inspector Telmo Corrales en Troya en las urnas y El delantero centro se niega a jugar (M.A.R. Editor), es un alegato contra la violencia de género y una reflexión crítica sobre el embelesamiento que produce en la sociedad el oropel de las apariencias.

 

 

 

Salvador roble Miras (Águilas, Murcia, 1956)
Es periodista y pedagogo. Vive en Bilbao desde los diez años. Ha publicado veintisiete libros (relato, ensayo y novela). Sus últimos títulos le convierten en uno de los autores más destacados de la novela negra actual: La exclusiva del asesino (finalista del Premio Euskadi al Mejor Libro del Año de Literatura), Troya en las urnas (ganadora del V Premio Wilkie Collins de Novela Negra) y El delantero centro se niega a jugar, todas ellas en M.A.R. Editor, junto a su libro de relatos y microrrelatos A la sombra de un tilo. También ha publicado la segunda edición revisada y ampliada de Contra el cielo, un alegato contra la barbarie terrorista o la novela La luz del silencio. Colaborador semanal durante cinco años de Hágase la luz (EITB). También colabora habitualmente con Tele 7 (Vizcaya). Ha ganado, entre otros muchos premios, los siguientes: Concurso de Relato Francesc Candel de Barcelona 2013, Valentín Palacio (Asturias) 2013, Pluma del Guirre 2013, XVI Certamen José Rodríguez Dumont 2014, Javier Tomeo de Microrrelato. Aurora en la oscuridad es la quinta obra que publica en M.A.R. Editor.

 

 

Anuncios

Violentamente pelirroja
Julián Ibáñez

Una de las chicas del club ha desaparecido. Nada raro, Bellón sabe que a las mujeres que hacen de la noche su profesión les gusta cambiar de aires. Por eso le resulta extraño que Doña Lola le encargue localizarla; y más raro todavía que le prometa dinero si da con ella, mucho dinero. Hace tiempo que en los bolsillos de Bellón solo entran sus manos vacías, así que decide bajar el volumen de las alarmas que suenan en su cabeza y buscar a la chica. Al mismo tiempo, Azucena, la policía para la que de soplón a cambio de algún billete, le encarga que seduzca a una secretaría y conseguir información de su novio, un delincuente kosovar. Dar con la dirección de la chica le resulta sencillo, pero todo se va complicando a medida que intenta averiguar más.
Una fachada bien iluminada que oculta algo mucho más obscuro: chantaje, traición, una trama de prostitución de menores y la muerte esperando a Bellón tras cada esquina. Así se gana la vida, caminando por el alambre, intentando dar un paso más sin caer al vacío, porque sabe que dentro de una oficina se moriría.

LEER PRIMER CAPÍTULO

 

Gracias, Dios mío, has escuchado mis plegarias, Ibáñez ha sacado otra novela de Bellón. (CLAUDIO Cerdán)
Julián Ibáñez, autor de un puñado de novelas contundentes que se encuentran entre lo mejor que se ha hecho en España para mostrar, sin afeites pero con una rara potencia, la vida al otro lado de la raya.
LORENZO SILVA (El País)
Julián Ibáñez es, lisa y llanamente, el mejor escritor de novela negra de este país. CARLOS ZANÓN (Fiat Lux)
Julián Ibáñez. Harboiled de polígonos, carreteras secundarias y bares de vinos de corcho, Ibáñez es escritor de escritores y de lectores que se transforman en prosélitos. CARLOS ZANÓN (Babelia)
El que no haya leído todavía a Julián Ibáñez que deje de leer esto, pero ya, y salga corriendo a buscar un libro suyo y lo lea. MAITE URÓ (Fiat Lux)
Para muchos, la figura más interesante y enigmática de la novela negra española. PIT II
Un clásico que con cada nueva obra da una lección de lo que debe ser el noir:
ritmo, imaginación, diversión y personalidad. (Diario Público)
Vuelve el jefe. SERGIO TORRIJOS (Calibre 38)
De Julián Ibáñez me leería hasta la lista de la compra. PACO CAMARASA (Negra y Criminal)
Ibáñez vuelve a dar un recital de lo que debe ser una novela hard boiled: frases lapidarias, sentido del humor, ritmo, y diversión. Raymond Chadler leería Violentamente pelirroja. Puro Bellón, puro Ibáñez, puro hard boiled.
CARLOS AUGUSTO CASAS.

 

Julián Ibáñez (Santander 1940).
Considerado uno de los padres de la novela negra española junto a Andreu Martín y Juan Madrid.
Autor de culto para los mejores aficionados al género negro, quienes admiran sus personajes, tallados con cincel, versiones del mismo tipo duro y patético que no se preocupa más que del presente, y para cuyo retrato siguió el consejo de Chandler: «Analiza e imita».
Entre otras distinciones, ganó en 2009 el prestigioso Premio L’H Confidencial, en el 2015 le fue concedido el Premio Novelpol Honorífico por toda su obra, en el 2016 se alzó con el Premio de Novela Pata Negra Universidad de Salamanca, y en el 2017 fue I Premio Castelló Negre. Además ha sido miembro del jurado del Premio Hammett.
Entre sus novelas de género negro destacan La triple dama (1980), Mi nombre es Novoa (1986), ¿A ti dónde te entierro, hermano? (1994), Entre trago y trago (2001), La miel y el cuchillo (2003), Que siga el baile (2006), El invierno oscuro (2008) Perro vagabundo (2009), Giley (2010), El viejo muere, la niña vive (2014), Todas las mujeres son peligrosas (2015), Gatas Salvajes (2015), Canino (2016),Las pelirrojas no se arrojan al vacío (2016), El matón al que engañaban las mujeres (2017) o Violentamente pelirroja (2018).

 

Asesinos de series
Roberto Sánchez

Un juego trepidante en el que realidad y ficción se confunden, y en el que la narrativa serial parece inmiscuirse, cada vez más y sorprendentemente, en la vida de los protagonistas.


Asesinos de Serie es el nombre del blog de tres jóvenes (Andrés, Marta y Rubén) que viven juntos en Madrid. Adictos a las series, sueñan con crear su gran éxito internacional: una serie de referencia como podría ser Lost. Andrés se gana la vida escribiendo textos para agencias de publicidad y prospectos de farmacia. Marta es maquilladora en culebrones. Rubén es taxista y, en las largas esperas en el aeropuerto o estaciones, devora todas las series posibles. Un día, reciben la llamada de una productora de televisión para entrevistarles. En realidad les recibe un subinspector de policía, Héctor Salaberri. El motivo: se están cometiendo unos asesinatos que tienen algo en común; están inspirados en series de televisión. La policía quiere que les ayuden a encontrar nuevas pistas que puedan aparecer en otros casos y, a la vez, ir dibujando el perfil del asesino. Ese mismo día, cuando acuden a la cita, deben dar un rodeo porque el tráfico del centro de la ciudad está imposible. Desde la sexta planta de un hotel ha saltado un hombre. No tiene ningún documento que lo identifique. Se registró la noche anterior con un nombre falso. Este caso se les encarga a los compañeros de Salaberri, el agente Benítez y la inspectora jefe, Isabel Velasco.


«Asesinos de series es un thriller policíaco que parte del fenómeno de las series de televisión para construir una historia en la que la cultura popular tiene una importancia capital. He intentado combinar mi modesto conocimiento de aquellas series de televisión que me fascinaron, con el universo propio de un relato de suspense más o menos creíble. Es un juego que se rinde a las series que nos han hipnotizado y han cambiado nuestra forma de consumir ficción.
No he tenido la voluntad pretenciosa de hacer un tratado, sino un homenaje en el que no debe quedarse nadie fuera. No, no es imprescindible conocerlas todas (ni alguna, siquiera) para seguir la trama sin dificultad. Es más, mi madre me tiene en tan alta estima que sobrevaloró mi capacidad creativa. Tanto, que dedujo que las series a las que se rinde tributo eran imaginarias, que también formaban parte de la inventiva, de la propia ficción.
Por lo tanto, no se parte con ventaja si se conocen todos, pocos, muchos o ningún detalle de los títulos que se cruzan en la trama. Sí es cierto que, a mayor grado de implicación friki en ese universo, mayores serán las texturas reconocibles, de The Blacklist, El Puente, Westworld, Lost, Mujeres Desesperadas, o Narcos».

 

Roberto Sánchez Ruiz (Barcelona, 1966) es un periodista radiofónico español vinculado a la cadena SER desde 1988. Entre 1994 y hasta 2012, creó y dirigió durante 18 años Si amanece nos vamos el primer programa de transición entre la noche y la mañana, valedor de un Premio Ondas, un Micrófono de Plata y una Antena de Oro. Desde septiembre de 2012 colabora en La Ventana de Carles Francino.
En sus comienzos profesionales pasó por Radio Cadena Española, de Radio Nacional de España, y la COPE (Sabadell). En 1993 fue nombrado delegado de Radio Valencia 2. A lo largo de su carrera ha trabajado con profesionales como Iñaki Gabilondo, Carlos Herrera, Andrés Caparrós, Julio César Iglesias, Gemma Nierga o Javier Sardá.
En televisión ha presentado los programas Supercampeones, 6,25 y En el candelabro. Ha sido profesor de Realización y Producción radiofónica en la Escuela Aula Radio de Barcelona.

LAS CIEN NOVELAS NEGRAS DE CALIBRE .38 (UNA EXPOSICIÓN DE BRUMA NEGRA PLENTZIA 2018)

Como si fueran Diez Negritos, pero a lo bestia.

Cualquier lista de las mejores novelas de un género determinado generará –si se nos permite la cacofonía- una cierta controversia entre sus adeptos, pero más aún cuando hablamos del género negro, en el que pueden llegar a provocar violentas discusiones y balaceras sangrientas entre los aficionados al crimen de ficción. Los británicos, siempre tan excelentes creadores de ideas –con una medicina crearon el gintonic, lo cual es inigualable– utilizan el término “Mystery & Crime” para agrupar escritores cuyas obras ostentan, por necesidad, distintas tonalidades del color negro criminal… SEGUIR LEYENDO

VI Encuentros Bruma negra 2018.
Cartel y programa

Lugar La Casa de Cultura (Goñi Portal) sede de la Exposición Novelas Negras para la Historia/Eleberri Beltzak Historian (18 a 24 de junio)

Salvaje oeste
Juan Tallón

La riqueza y el poder siempre tienen sus claroscuros: nunca son inocentes.


Políticos. Empresarios. Periodistas. Banqueros. Poder. Negocios. Placer. Corrupción. Salvaje oeste es una obra de ficción. Sus personajes no se parecen a ninguna persona real, viva o muerta, pero su historia es el retrato de toda una época, marcada por el control total que ejercieron sus élites.
Salvaje oeste es una novela sobre la irrupción, el esplendor y la decadencia de una generación de políticos y empresarios que se apropiaron de un país, y de cómo la prensa reaccionó ante el despliegue de semejante poder.
Juan Tallón ha escrito una novela que acaba siendo un paisaje, en cierto modo demoledor, pero también necesario, del poder en todas sus formas, con un innegable talento literario que brilla en cada una de sus páginas y en cada uno de sus personajes.

Leer Primer capítulo

 

Juan Tallón (Vilardevós, Ourense, 1975) es escritor y periodista.
Ha publicado varios libros de no ficción.

El mal Camino: Mikel Santiago
Por Guille

El mal camino es la segunda novela de este autor portugalujo, afincado en Holanda pero que vive a caballo entre Amsterdam y Bilbao. Después de su estreno con La última noche en Tremore Beach, con la que obtuvo excelentes críticas además de numerosas ventas y destacados premios, parecía factible que Santiago pasara por la conocida fase del bloqueo creativo en el tour de force que suele suponer escribir una segunda novela, pero he aquí que El mal camino no solo está a la altura narrativa de su predecesora sino que, sin duda, es una digna heredera de aquella.
El molde creativo sobre el que trabaja Mikel Santiago no es despampanante ni falta que le hace. Personaje torturado, preferente escritor de cierto renombre, con mujer o exmujer e hijos, que vive retirado en un paraje evocador, ya sea la costa irlandesa o la Provenza evocadora, rodeado de algunos amigos al que la vida da un vuelco debido a un hecho inesperado. Ya digo que no se trata de un argumento esplendoroso sino de un marchamo de fábrica que Santiago ha engarzado muy bien a través de una trama sólida, unos personajes creíbles, un ritmo firme y un suspense adecuadamente trabajado y dosificado, cualidades que se agradecen en un género tan dado a vaivenes y altibajos.
Bert Amandale es un escritor de novelas de intriga, con relativo éxito, que ha recalado con su mujer Miriam y su hija adolescente Britney en un pueblo de la Provenza, al sureste de Francia, para recuperar el equilibrio personal y bienestar familiar que se tambaleó en Londres, donde residían. A pocos kilómetros de su casa se ha instalado también su íntimo amigo, el otrora famoso y ahora retirado músico de rock Chuck Basil, quien también intenta recomponer su vida y su carrera musical.
Un día, de regreso a casa, Chuck atropella a un hombre y se da a la fuga, pero cuando regresa al lugar de los hechos el cadáver ha desaparecido. Bert, a quien Chuck refiere la historia, duda de la versión de su amigo, por cuanto el pasado del músico está plagado de coqueteos con las drogas y aún está en rehabilitación, pero pronto comprobará que ese atropello no solo es cierto, sino que existe toda una conspiración para ocultarlo por parte de los habitantes de ese pequeño pueblo provenzal.
Mucho se ha hablado sobre la comparación entre Mikel Santiago y Stephen King, y como suele ocurrir, las comparaciones, además de odiosas, suelen ser estúpidas e innecesarias. Sin duda se trata de una buena campaña de marketing de la que Mikel Santiago ha salido reforzado y con argumentos más que sólidos, que a la hora de escribir estas líneas se han corroborado en la publicación de su tercera novela El extraño verano de Tom Harvey. La ecuación para el lector es clara: novela de intriga y suspense con personajes verosímiles, ritmo ágil y sin descanso y una trama bastante consistente. Dicho así resulta pretencioso, pero no lo es. Mikel Santiago sabe (y escribe) a lo que juega, y el entretenimiento parece ser su primera baza. En estos tiempos no parece mala cosa así que se agradece. Esperemos que siga así.

 

Mikel Santiago: Autor español pasó gran parte de juventud tocando en grupos de música rock. En la actualidad reside en Ámsterdam donde combina su trabajo en el campo del software con su pasión por la literatura y la música.
Santiago dio sus primeros pasos en la literatura publicando relatos y novelas cortas a través de Internet. En 2014 publicó su primera novela, La última noche en Tremore Beach, que comenzó a publicar en Amazon y que logró alcanzar la lista de los más vendidos. Posteriormente, Santiago dio el salto a la edición tradicional gracias a Ediciones B y en 2015 publicó su segunda novela, El mal camino. El extraño verano de Tom Harvey (2017) es su última novela.

El color del  silencio
Elia Barceló

16 de julio de 1936, Islas Canarias. Un asesinato desencadena el golpe de Estado de Franco y el inicio de la Guerra Civil española.
20 de julio de 1969, Rabat, Marruecos. Una familia celebra el aterrizaje en la Luna en el jardín de una antigua mansión. Un asesinato tendrá lugar esa misma noche, destrozando el destino de la familia.
Madrid, época actual. Helena Guerrero es una artista de renombre internacional, conocida por las sombras que invaden sus cuadros y que, aparentemente, reflejan un misterio de su pasado que nadie ha sabido nunca explicar. Ahora, después de muchos años viviendo en el extranjero, en Adelaida, Australia, tres sucesos conspiran para traerla de vuelta a Madrid, tres episodios que reconfigurarán su pasado y su futuro: una terapia psicológica llamada «constelación», una boda en su familia y un correo electrónico de su distanciado cuñado le darán las pistas para descubrir qué sucedió realmente con su hermana Alicia, en 1969. Junto con Carlos, su pareja actual, Helena irá en búsqueda de respuestas a las terribles preguntas que la han acechado durante toda su vida. Viajará a Rabat, a la antigua mansión de su familia, La Mora, y se adentrará de nuevo en los frondosos jardines que han resguardado, durante años, con recelo, un oscuro y silencioso secreto familiar, el mismo secreto que parecía hablar, desde hace mucho tiempo, a través del color y de las sombras de sus cuadros.

«Una novela rica en escenarios, que transcurre en buena parte en el Marruecos de los años cuarenta y cincuenta, con sus espías e intereses políticos. Pero un trabajo, sobre todo, bien resuelto en su ambición general, la de proporcionarnos una historia fascinante y compleja sobre los sentimientos básicos: el amor, la venganza, la lealtad y la traición.» Juan Bolea, El Periódico de Aragón
«Fácil de leer. Difícil de dejar de leer.» Benjamín Prado, Todos somos sospechosos, RNE
«Una hipnótica novela, de esas que te lees mordisqueándote las uñas y que en sólo cinco días ya va por la tercera edición.» Paka Díaz, Woman
«Un thriller en el que mezcla las singularidades de la novela histórica, de la psicológica y de la negra.» Beatriz Pérez, La voz de Galicia
«No se puede resumir esta novela. Hay que leerla. Es una delicia que lo tiene todo.» Polvo de libros

 

Elia Barceló nació en en 1957. Estudió Filología Anglogermánica en la Universidad de Valencia (1979) y Filología Hispánica en la Universidad de Alicante (1981). Se doctoró en literatura hispánica por la Universidad de Innsbruck, Austria (1995).
Ha recibido el Premio Ignotus de relato fantástico de la Asociación española de Fantasía y Ciencia Ficción (1991), el Premio Internacional de novela corta de ciencia ficción de la Universidad Politécnica de Catalunya (1994) y el Premio EDEBÉ de literatura juvenil (1997).
Desde 1981 vive en Innsbruck, donde trabaja como profesora de literatura hispánica, estilística y literatura creativa.
Ha publicado novelas, ensayo y más de veinte relatos en revistas españolas y extranjeras. Parte de su obra ha sido traducida al francés, italiano, catalán y esperanto. En 1994 y 1995 colaboró en El País de las Tentaciones con artículos de opinión.

Este muerto no lo cargo yo
Por Fercar

Diego Almeida no es valiente.
Solo es un tipo cualquiera. O lo era. Dejó de serlo el día en que aceptó la invitación de un fulano para pasar en su casa lo peor de una borrachera espantosa. Ese día el mundo se le vino encima. O acabó de venírsele porque ya desde antes la cosa iba en bajada. Aun así, si tuviera que jurar, si tuviera que elegir entre los muchos desastrosos momentos de su infeliz pasado, sin duda elegiría ese como el día en el que para él comenzó el infierno.
Y Almeida no está bien preparado: abogado comercial (desempleado), pelele sin remedio (según su madre) y amante regular (según él mismo), Diego no ha visto en su vida un cargamento de coca, no sabe una palabra sobre la trata de blancas y jamás, jamás, ha asesinado a nadie.
Por culpa de ese mal momento, ahora tendrá que aprender, y rápido, a deshacerse de cadáveres que empiezan a oler en serio, a fabricar otros antes de que los vivos acaben con él, a salvar el pellejo sin poder confiar en nadie. En su haber tiene: la notable elasticidad de sus escrúpulos y una absurda, patética, incapacidad de creer en su mala suerte.

 

Son varias las voces que en los últimos tiempos se alzan para pregonar que la novela negra se está saturando, que así va a ser difícil atraer a nuevos lectores, más allá de algún otro despistado que caiga en sus redes y que luego aprovechará cualquier despiste para salir corriendo sin mirar atrás. Que en estos momentos camina hacia una burbuja que está a punto de estallar en mil pedazos y que de no variar su rumbo, está próxima a despeñarse irremediablemente, como el camión de El diablo sobre ruedas. Voces que proclaman acto seguido que se necesitan nuevos argumentos, apuestas diferentes y más arriesgadas, siendo necesario un soplo huracanado de aire fresco que la aleje de los tópicos y de los clichés propios del género.
Es posible que estén en lo cierto. En cualquier caso, no seré yo quien les quite la razón. En el blog hemos reseñado algunas novelas que en cierto modo sí suponían algo distinto, una ruptura con los esquemas habituales: Desde la difícilmente clasificable Te quiero porque me das de comer, con la que David Llorente se llevó el Silverio Cañada, hasta obras como Hambre a borbotones de Albert Vázquez, La vida te matará, de Rafa Calatayud; Tom Z Stone, de Joe Álamo; o la reciente ganadora del premio Wilkie Collins y del Ciudad de Tenerife Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas. Novelas en cierto modo atípicas en las que o bien la estructura tradicional salta hecha mil pedazos, o con protagonistas tan peculiares y dispares como son una familia de caníbales o un septuagenario, pasando por un detective zombi.
Pero encontrarse con una novela de corte más clásico, de esas que a lo mejor están abocando al género a la perdición, también puede ser, y en el caso que nos ocupa lo es, una auténtica delicia.
Este muerto no lo cargo yo está ambientada en un Madrid inmerso en esa crisis en la que a fecha de hoy ya no estamos, y en la que en opinión de algunos jamás estuvimos, y protagonizada por un emigrante colombiano de 45 años, divorciado y abogado en paro.
Diego Almeida es un pobre hombre amargado, acosado día y noche por un cobrador del frac implacable, que decide hacer uso de la última bala que le queda en la recámara, disfrazada de solitario billete de 50 euros, para imprimir unos carteles con los que ofrecer sus servicios legales a compatriotas con problemas, y que termina siguiendo los pasos a un marido supuestamente infiel, impostando el papel de detective privado, por obra y gracia de una clienta que mal interpretó lo que el pobre Diego ofrecía.
María Clara Rueda nos presenta, sirviéndose de una prosa que seduce, una historia bien organizada y mejor ejecutada. Una trama cuyo ritmo va in crescendo y con unos personajes absolutamente palpables y que funcionan a las mil maravillas, capitaneados por un antihéroe como Diego Almeida: un personaje que se nos presenta en papel, pero que realmente es de carne y hueso y en cuya piel casi todos hemos estado alguna vez, con mayor o menor fortuna.
Este muerto no lo cargo yo es una historia con momentos de amargura y momentos de disparatada locura, con toques de drama y con toques de humor, y con infinitas dosis de ternura. Una novela sólida, muy bien ambientada y absolutamente, algo de lo que otras muchas parecen huir, verosímil.
En definitiva, la ópera prima de María clara rueda es una excelente novela digna de ser tenida en cuenta y que está, además, maravillosamente escrita.

 

María Clara Rueda (Bogotá, 1958) estudió Economía en Bogotá, Nueva York y Ginebra. Ha trabajado como periodista y como economista en Colombia y en Suiza. Profesora de macroeconomía y relaciones internacionales en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Zúrich, vive en Suiza desde 1996 con su esposo y su hijo.